Aunque muchas veces nos afanamos por encontrar un regalo original para San Valentín con el objetivo de sorprender a nuestra pareja, lo cierto es que muchas veces lo más tradicional y clásico es lo más acertado. En esta caso, estamos hablando de las rosas rojas, que son el obsequio por excelencia que la mayoría de las personas eligen para sus parejas. Y es que pocas cosas tienen las capacidad de transmitir tantos sentimientos y emociones como un ramo de flores cuando queremos decirle a la otra persona lo mucho que la queremos.

Desde siempre, las flores han sido consideradas como un símbolo de amor y afecto que las personas sentimos por las otras. Hoy en día, mucha gente las elige como regalo para fechas señaladas como el Día de la Madre, un cumpleaños o un aniversario, pero no cabe duda de que el día por excelencia para ello es San Valentín.

Por eso, en el día de San Valentín, fecha en la que se rinde homenaje al amor en toda su amplitud, las rosas rojas siguen siendo cada año las protagonistas. Un clásico atemporal que nunca ha pasado ni pasará de moda. ¿Quieres saber por qué esto es asi? Hoy, en Floristería Pétalos te explicamos cuáles son las razones por las que las rosas rojas son el mejor regalo para San Valentín y por qué nunca fallan.

flores para San Valentín

Por su gran tradición

Como decíamos antes, enviar flores para San Valentín es toda una tradición. Un obsequio que se acostumbra a hacer desde hace mucho tiempo. De hecho, los griegos y los egipcios ya dieron significados simbólicos a las flores, muchos de los cuales siguen teniendo vigencia en la actualidad. Y en la época Victoriana se llegó a crear un completo sistema de mensajes para que los enamorados pudieran comunicarse.

Un regalo infalible con el que siempre acertarás, por lo que si no tienes mucho tiempo para pensar, siempre es la mejor opción. A todo el mundo le gustan y siempre hace mucha ilusión recibirlas, sobre todo cuando vienen de alguien al que queremos mucho.

Por su belleza

Las flores son uno de los regalos más bellos que existen en todo el mundo y con las que nos obsequia la naturaleza. Y no sólo porque visualmente son muy atractivas y porque consiguen alegrar cualquier rincón de la casa o de la oficina con sus hermosas formas y colores, sino también por su agradable fragancia, que lo inunda todo y crea ambientes únicos.

Porque las mujeres las adoran

Aunque cada vez más mujeres deciden empoderarse y ser ellas las que envían las flores a los hombres, lo cierto es que siguen siendo un regalo más vinculado a las mujeres. Muchos hombres piensan de manera equivocada que las mujeres prefieren regalos caros u ostentosos, pero la realidad es que la mayoría prefiere un regalo con significado especial más allá de los superficial para esta fecha. Por eso, las flores representan una de las formas mejores y más sencillas de sacar una sonrisa.

Porque es universal

Enviar flores para San Valentín también es un acierto porque son un detalle precioso que resulta ideal para celebrar un momento feliz como este. Al igual que lo hacemos para otras ocasiones especiales como los cumpleaños, los nacimientos o los aniversarios. Lo que es curioso es que también son habituales en momentos más tristes, como las despedidas o los entierros.

Por su significado

Las flores poseen su propio lenguaje, un lenguaje universal que va más allá de las palabras y que está estrechamente relacionado con el mundo de los sentimientos y de las emociones. Según su color, su forma y sus características, cada flor transmite un mensaje diferente, por lo que son ideales para expresar aquello que queremos cuando no encontramos las palabras adecuadas. De hecho, hay muchas ocasiones en las que resulta mucho más fácil expresar un mensaje con flores que hablando o por escrito.

Porque es atemporal

Mandar flores para San Valentín nunca pasa de moda porque, como decíamos antes, es un regalo atemporal. Podemos elegir entre una amplia variedad de composiciones distintas, pero siempre es un detalle que está vigente y que permanece en el recuerdo a pesar de que no duren para siempre. Si has recibido flores a domicilio alguna ves, seguro que recuerdas con toda claridad ese momento tan especial.

Porque son seres vivos

Aunque algunas flores solamente duran unos días y terminan marchitándose, otras pueden durar varias semanas si se les prodigan los cuidados necesarios, incluso años en el caso de las plantas o de las rosas eternas. Regalar un ser vivo es como regalar un trocito de naturaleza a las personas que queremos. Un ser vivo que crece y necesita cuidados y atención es, sin duda, una muestra de confianza y aprecio que ningún otro obsequio puede transmitir.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation