La flor liofilizada o preservada, conocida comúnmente como flor eterna, es una flor 100% natural que pasa por un proceso de preservación para mantener su belleza y frescura durante una gran cantidad de años.

Una vez cortada la flor natural, se sustituye su savia por un líquido ecológico biodegradable 100% vegetal, encargado de que la flor dure durante tanto tiempo, manteniendo sus características, color y textura original.

Las flores con este tratamiento, necesitan unos determinados cuidados para que se mantengan en perfectas condiciones:

  1. Evitar que los rayos del sol incidan directamente sobre estas flores.
  2. Colocarla en un lugar libre de humedad, preferiblemente seco.
  3. A diferencia del resto de plantas, no hay que echarle agua.
  4. No se deben presionar, doblar o aplastar los pétalos o tallos. Son piezas delicadas que pueden dañarse con facilidad.

Las flores preservadas se han puesto de moda, y no es de extrañar. Conservar la belleza de un ramo, creado a partir de flores naturales. Es un sueño hecho realidad. La mayoría de las veces que alguien regala o le regalan flores, siente esa angustiosa pena por verlas morir.

Son muchas las opciones que nos da una flor preservada, desde ramos nada habituales hasta tocados, coronas y centros de flores. Las novias han dejado de apostar por las flores naturales y los pedidos de flores preservadas, para el ramo de novia, los ramitos para regalar a algunas invitadas o los centros de mesa de flor preservada, han aumentado considerablemente.

En nuestras tiendas, puedes ver los distintos tipos de flores preservadas y la gran variedad de modelos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation