Los jardines verticales son la solución ideal para crear zonas verdes en sitios en los que no contamos con mucho espacio. Al aprovechar el espacio en vertical, podemos construir jardines interiores tanto en terrazas como en patios o incluso en el interior de nuestra vivienda. Con la ventaja de que son tans versátiles que ofrecen infinidad de posibilidades.

En la actualidad, podemos encontrar sistemas de construcción para jardines verticales de muchos tipos. Algunos de ellos que pueden hacerse en casa y resulta muy económicos, usando únicamente objetos reciclados y materiales que todos tenemos por casa, como botellas de plástico o latas.

Hoy, en Floristería Pétalos te traemos algunas ideas para crear tu propio jardín vertical en casa que seguro que te ayudan a inspirarte. De esta forma, podrás disfrutar de una mejor calidad de aire en tu vivienda, una temperatura más agradable y aprovechar todos los beneficios que este tipo de jardines proporcionan a nuestros hogares. Y es que, no solo producen oxígeno, sino que además son un potente filtro natural para eliminar toneladas de gases contaminantes, lo que resulta muy interesante para aquellas personas que viven en grandes urbes.

266

Jardín vertical para plantas aromáticas en cocina

Se trat de uno de los jardines verticales de interior más funcionales y prácticos que existen. Y es que, además de crear un espacio verde en nuestra vivienda, podemos usar esas plantas para cocinar. Por ejemplo, puedes cultivar perejil, hierbabuena, menta… Solamente tienes que instarlo en tu cocina para empezar a disfrutar de una bonita zona en el interior de tu casa y al mismo tiempo tener siempre a mano lo que necesites para aderezar tus platos.

Jardines verticales con palets de madera

Ahora que los muebles con palets están tan de moda, podemos crear jardineras para nuestras plantas y colocarlas en cualquier lugar, tanto en el interior como en el exterior. Con la ventaja de que pueden moverse de sitio sin problema. Además, es muy accesible y fácil de construir.

Jardín vertical con bolsas de fieltro

Este tipo de jardín es una de las opciones más prácticas, ya que resulta muy fácil de mantener, permitiéndonos cambiar una planta por otra si se estropea. Y lo mejor de todo es que no es nada complicado de elaborar. Y, por si esto fuera poco, es muy versátil. Perfecto tanto para interiores como para exteriores, podemos jugar con las formas y construirlo en el tamaño que queramos. Para fabricarlo, no es necesario que la pared sea impermeable. Solo una estructura sencilla de metal anclada a la pared para colocar las bolsas de fieltro o una pieza más grande con varias bolsas.

Jardín vertical con botellas recicladas

También puedes crear un precioso jardín vertical en tu balcón o terraza con botellas de plástico. Al ser tan pequeño, podemos colocarlo en cualquier lugar que queramos. Pero además, nos permite aprovechar el agua de riego y es muy sencillo sustituir una planta por otra si alguna se estropea.

Jardín vertical con trozos de tela

Si tienes retales de tela en casa, puedes aprovecharlos para crear un original jardín vertical. Una versión más accesible a los jardines de fieltro, ya que su montaje es exactamente el mismo. La única diferencia es que las telas permiten una mayor variedad de diseños y colores, por los que son más versátiles para adaptarlos al estilo decorativo de nuestra casa. Además, no es necesario usar una estructura metálica, sino que podemos colocar las bolsas de tela en una madera. De esta manera, cuando tengas que moverlo y ponerlo en otro sitio de tu vivienda será mucho más fácil.

Jardín vertical con latas recicladas

Del mismo modo que podemos usar botellas de plástico, también podemos aprovechar las latas de refresco como macetas. Podemos dejarlas tal cual o pintarlas y jugar con los tamaños, las formas y los colores para darle a nuestro hogar un aspecto muy moderno.

Jardín vertical interior a modo de mural

Este tipo de jardín vertical es perfecto para decorar interiores, especialmente en aquellas estancias en las que no disponemos de mucho espacio pero donde queremos dar un toque de vistosidad y color. Pero también podemos usarlos en salones y habitaciones más grandes de la casa. Fáciles de construir y de mantener, y muy versátiles, ya que permiten crear formas distintas con las plantas y los colores que lo forman. De esta manera, en cada época del año podremos disfrutar de una pared distinta con diseños esclusivos creados por ti.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation