En la naturaleza podemos encontrar flores de muy diversoso colores que van desde los más intensos y llamativos a los más suaves, que recuerdan a los tonos pastel. Lo más curioso es que esto no es fruto de la casualidad, sino que tiene una finalidad muy marcada. ¿Quieres saber por qué las flores tienen distintos colores y cuáles son las causas? Hoy, en Floristería Pétalos te lo contamos con todo detalle.

es tienen colores distintos

¿A qué se debe el color de las flores?

La explicación del color de las flores tiene un origen natural. Todas las flores deben su color a sustancias de la naturaleza llamadas pigmentos que son parte principal de la estructura genética de cada planta. esto queire decir que si la planta madre tiene un pigmento determinado, está 100% garantizado que la planta hija tenga el mismo pigmento. Entre los pigmentos más conocidos se encuentra la clorofila, que es la responsable de dar color a los tallos y a las hojas de la flor. Pero los pigmentos que dan color a los pétalos son las xantofilas y las antocianinas.

Podemos encontrarnos flores que en su composición presenten dos tipos de pigmentos pero es un fenómeno bastante raro. Lo normal es que cada planta tenga un solo tipo de pigmento en su genética. Además, cuanto más concentrado se encuentre, más intensos erá el color de los pétalos y viceversa.

Por otro lado, debes saber que la composición del suelo también influye en el color de las flores. Un claro ejemplo de ello es la hortensia, cuyos colores están muy relacionados con la acidez del suelo. Un PH más ácido hace que los colores de las flores sean más intensos, mientras que un PH más básico hará que los colores sean más suaves.

Además, a lo largo de los años, son muchos los científicos que se han interesado por el tema y han llegado a la conclusión de que los colores de las flores están relacionados con el proceso de la polinización. Un proceso a través del cual se produce el transporte de los granos de polen desde la antena masculina de a la flor al estigma femenino de otra, creando así semillas que darán lugar a nuevas plantas. Los insectos y otros animales juntan el polen y el néctar para comida y luego pasan a la siguiente flor colorida para continuar el proceso.

La polinización suele ser realizada por insectos y otros animales que se sienten atraídos por sus colores brillantes. Por esta razón, las flores de colores más brillantes atraen más a los diferentes animales, consiguiendo que se acerquen para facilitar la polinización.

Esta táctica de supervivencia no es mera casualidad. Los investigadores creen que las flores han ido desarrollando sus características a lo largo de miles de años para atraer aves, abejas y otros polonizadores. Después de un tiempo, los animales e insectos empizan a relacionar los colores de las flores con al fuente del alimento y son más propensos a buscar este tipo de flores para el polen y el néctar en el futuro. Aunque también existen otros elementos como la textura o la fragancia que ayudan a atraer polinizadores, lo cierto es que el color de las flores es clave para la supervivencia de una generación a otra.

Existen estudios como el realizado por un grupo de físicos y biólogos en la universidad holandesa de Groningen que revelan que, además, las flores se adaptan al sistema visual de los insectos, que perciben los cambios de intensidad en los colores pero no en el brillo. Por eso, las flores regulan cuando reflejan la luz solar y la saturación de sus pigmentos, ya que será esto último ñlo que detecten los polinizadores.

¿Por qué el color de las flores es tan importante?

Debes saber que no basta con el que el color de las flores sea brillante, sino que, en función del color, las flores atraen a unos insectos u a otros. Por ejemplo, las abejas no son capaces de distinguir el color rojo, por lo que aquellas plantas cuya polinización es llevada a cabo por estos insectos nunca son de colores rojos, sino violetas y azules. Las flores rojas atraen a mariposas, que son las que se encargan de realizar el proceso de polinización. Por su parte, las plantas carnívoras suelen presentar colores muy brillantes para atraer a los insectos que necesitan atrapar para alimentarse, no solamente por polinización. Así pues, cada variedad desarrolla un color distinto para asegur la atracción del ser vivo polinizador que le interesa.

Y, ¿qué sucede con aquellas flores que no tienen colores brillantes? Podríamos pensar que las flores blancas están condenadas a desaparecer porque no atraen a los insectos. La cuestión es que las plantas de color blanco y otras tonalidades claras no realizan la polinización con ayuda de los insectos, sino que el proceso se produce gracias al viento. Como estas plantas no cuentan con colores llamativos para atraer animales, han ido perdiendo su color progresivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation