Cuando compramos una planta, bien sea para nosotros o para otra persona, solo nos fijamos en su aspecto, en que nos llame la ateaanción, bien por su colorido, por sus hojas o simplemente porque nos parece barata. Pero, ¿alguna vez has pensado en los beneficios que produce el tener una planta en casa?

Diversas investigaciones realizadas en los últimos años han revelado el impacto del mundo vegetal en la condición humana: tener plantas en casa o en el trabajo, dar un paseo por el parque e incluso mirar una foto con un paisaje natural produce interesantes beneficios psicológicos, reduce el estrés y mejora la concentración.

Entre los diversos beneficios, podemos destacar que se mejora la atención y los tiempos de reacción, rebajan la ansiedad, aumentan la satisfacción

Otro estudio, publicado por el boletín Personality and Social Psychology, ha concluido que tener plantas en casa, en la escuela, en el trabajo e incluso en los hospitales o centros médicos conlleva numerosas ventajas para la salud física y mental. Algunas de las que se les atribuyen son que reducen la presión sanguínea, mejoran nuestros tiempos de reacción, incrementan la capacidad de atención, mejoran los niveles de asistencia (a la escuela y al trabajo), incrementan la productividad, mejoran el bienestar global, rebajan los niveles de ansiedad durante la recuperación tras una cirugía, mejoran la satisfacción laboral y la percepción del espacio.

De las plantas podemos aprender muchísimas cosas. Son todas bellas y únicas, como las personas, y un ejemplo de lo que supone el libre albedrío, pues no importa cuánto las presionemos, ellas siempre crecerán a su propio ritmo. Las plantas nos invitan a respirar más profundamente, a pasar ratos al sol, a relajarnos, a confiar en los procesos de la vida.

Existe una gran cantidad de libros publicados sobre ello entre los que me gustaría destacar estos dos:

El poder curativo de las plantas de interior de Fran Bailey. En el que se pregunta, ¿Qué tienen las plantas para que nos encante rodearnos de ellas? En nuestro ajetreado día a días, envolvernos con su frescura, belleza, verdor y color nos ofrece un acercamiento a la naturaleza que, además de decorar, purifica nuestra vida. ¿Cómo debemos cuidarlas para que esta decoración natural también cuide de nosotros? Esta guía te enseñará a entender las plantas y a ampliar tus conocimientos sobre ellas. Presenta más de ochenta plantas con consejos para elegirlas, macetas más adecuadas, instrucciones de cuidado, técnicas de reproducción… y, sobre todo, las cualidades que las hacen tan valiosas para mejorar nuestra salud física y mental.

El método Skogluft: descubre las plantas de interior que cuidan de ti de Jorn Viumdal. El método para crear un ambiente de vida natural y saludable en espacios de interior. Durante millones de años, los humanos se desarrollaron en entornos naturales, en contacto con el sol, la vegetación, el mar y el aire. Hoy somos iguales que aquellos que vivieron en la Edad de Piedra, pero ahora la mayoría de nosotros pasamos la mayor parte del tiempo en espacios cerrados. Aunque sabemos que la naturaleza, el aire y la luz pueden beneficiar nuestra salud, nos limitamos a estar en contacto con estos elementos esenciales en vacaciones o en escapadas puntuales. El método Skogluft nos revela cómo una selección de plantas de interior puede mejorar drásticamente la salud, reducir la fatiga, fortalecer el sistema inmunitario y mejorar la concentración, la comunicación y la vitalidad. Podrás hacer de tu casa un espacio libre de toxinas, donde encontrar la tranquilidad y la paz.

 

¿Conocéis alguno más?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation