No cabe duda de que las flores a domicilio son una de las mejores opciones para regalar en San Valentín. Y es que además de ser un gesto muy romántico que gusta a cualquier mujer, son mucho más económicas que una cena o una escapada. Con el añadido de que, aunque se estropean a los pocos días, su recuerdo permanece para siempre, convirtiendo cualquier momento corriente en un recuerdo inolvidable muy especial.

Las flores más típicas para estas fechas son las rosas rojas. De hecho, el 14 de febrero es el día en el que más rosas rojas se venden en todo el año. Esto tiene mucho que ver con que siempre hayan sido consideradas como las reinas de las flores por su impresionante belelza, pero también con el hecho de que sean las que mejor representan los sentimientos de amor apasionado. Y es esto lo que las convierte en la mejor forma de expresar a nuestra pareja cuanto la amamos, incluso a pesar del paso del tiempo.

claveles o rosas

Sin embargo, cada vez son más lo que prefieren decantarse por otro tipo de flores con el objetivo de dar un toque de originalidad a su obsequio y demostrar a la persona amada que no han ido a lo fácil, sino que han pensado en algo diferente. En este sentido, los claveles están también empezando a ganar terreno a las rosas, especialmente los de color rojo que, por otro lado, son más baratos que las rosas, cuyo precio se dispara en San Valentín.

Tanto las rosas como los claveles son flores muy adecuadas para regalar en San Valentín, por lo que la elección dependerá más bien del tipo de mensaje que quieras transmitir a esa persona. Para que te resulte más sencillo elegir, hoy en Floristería Pétalos te contamos todo lo que necesitas saber sobre la simbología de cada una de ellas.

Rosas

Las rosas rojas son las flores que mejor expresan los sentimientos de amor y pasión, por lo que es la mejor declaración que podemos hacer a nuestra pareja de lo que sentimos por ella. Un ramo de rosas rojas es sinónimo de “Te quiero”.

No obstante, no tienes por qué elegir siempre rosas rojas, sino que podemos decantarnos por otro color. Lo cual es una decisión más recomendable si estamos iniciando una nueva relación. En estos casos, las rosas rojas pueden terminar por asustar a esa persona y hacerla pensar que vas demasiado rápido.

Puedes elegir rosas blancas para demostrarle que tu amor por ella es puro y desinteresado y que quieres seguir con ella. Por su parte, las rosas rosas son ideales para regalar cuando tenemos una relación de cariño muy grande con la destinataria como una madre o una hermana. Y es que su simbología es la del agradecimiento y la cercanía.

Por último, las rosas amarillas son una flor que deberíamos evitar regalar en San Valentín, ya que su significado es el de los celos y la envidia. A tu pareja seguramente no le gustará nada recibirlas y podría llevarle a pensar otras cosas. En cambio, si es un buen color para enviar a una amiga, ya que en estos casos representan la amistad, la alegría, la felicidad y la prosperidad.

Claveles

Los claveles son la segunda flor más popular para regalar en San Valentín. Con una fragancia muy agradable y con una apariencia realmente hermosa. Si te decantas por un bonito ramo de claveles rojos, le estarás diciendo a esa persona que tu amor por ella es muy fuerte y muy romántico. Esto tiene mucho que ver con el hecho de que mantengan una gran relación con el flamenco, un baile lleno de pasión. Y es precisamente esto lo que las hace perfectas para regalar el 14 de febrero a nuestra pareja.

No obstante, si los claveles rojos no terminan de convencerte, también puedes elegir, por ejemplo, un ramo de claveles blancos, que representan la pureza, la inocencia y la ingenuidad. Perfectos para regalar a una mujer con la que estamos empezando una relación, ya que de esta forma podremos demostrarle que nuestro amor por ella es puro y que no tiene dobles intenciones.

Los claveles rosas son ideales para aquellos que quieren demostrar su amor pero de una manera menos pasional, ya que simbolizan el amor romántico, el apego y el recuerdo.

Y, del mismo modo que ocurre con las rosas amarillas, no es buena idea regalar claveles amarillos para San Valentín, ya que simbolizan el desprecio y el desdén. Seguramente no son los sentimientos que quieres transmitir a tu pareja en una fecha tan romántica y especial.

 

Ahora que ya conoces el significado tanto de las rosas como de los claveles, solamente tienes que elegir los que mejor encajen con los sentimientos que quieres expresar y el momento en el que te gustaría sorprenderla. ¡Haz tu pedido a través de Floristería Pétalos y nosotros nos ocuparemos de entregárselas en el lugar indicado!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation