Aunque todavía quedan dos semanas para San Valentín, como dice la canción, “el amor está en el aire”. Y seguro que tu pareja ya está pensando en el regalo con el que vas a sorprenderla en un día tan especial. Sin embargo, tú aún no sabes qué podrías comprarle.

Uno de los regalos más populares para San Valentín son las flores, especialmente las rosas rojas, por lo que muchos piensan que no es un obsequio original que pueda sorprender. La clave está en cómo se regalan. No hay nada como un bonito ramo de flores para cautivar a la persona amada y si además lo hacemos de una manera distinta, seguro que ella no lo olvidará nunca.

flores para San Valentín

Una cena romántica

No es ncesario reservar en un restaurante caaro y dejarse un ojo de la cara. Tu hogar puede convertirse en el escenario más romántico de todos. Solamente tienes que crear un ambiente íntimo apagando las luces y poniendo algunas velas y un poco de música lenta. No necesitas preparar un gran banquete ni ninguna receta compleja, ya que el simple hecho de que hayas organizado algo así, será suficiente para emocionarla. Por supuesto, el colofón lo pondrán las rosas rojas que decoren la mesa o que le regales al llegar.

Un envío de flores al trabajo

Si San Valentín cae en día laboral, puedes aprovechar para enviarle un bonito ramo de flores a la oficina y darle una gran sorpresa. Acompáñalo con unas bonitas palabras escritas en una tarjeta. Aunque también puedes pedir que lleguen antes de que ella llegue a trabajar y que algún compañero las coloque en su mesa. Seguro que le encanta el detalle y no puede evitar sonreír al recibirlas.

Picnic en la playa

No hay nada más romántico que un paseo por la playa al atardecer cogidos de la mano mientras veis como el sol va desapareciendo en el horizonte. Justo en ese momento puedes sacar las flores que hayas traído para ella dentro de una caja. Seguro que se queda completamente sorprendida y te llena de besos y abrazos. Algo sencillo pero muy romántico. Es cierto que cualquier momento del día es perfecto para tener este tipo de gestos, pero nada como hacerlo cuando está anocheciendo, especialmente si armas una pequeña fogota. No te quepa duda de que el día de San Valentín resultará inolvidable.

Prepara una gymkana de San Valentín

Seguro que de pequeño alguna vez hiciste una gymkana. El viejo juego de seguir pistas e ir encontrando objetos hasta llegar a un premio mayor. Puedes usar dulces, notas de amor y otros pequeños detalles que creas que pueden sorprender a tu pareja. La idea es que llegue hasta el premio máximo, que será el ramo de flores que le entregarás tú mismo.

Llena el dormitorio de detalles románticos

También puedes prepararle una bonita sorpresa al llegar a casa en vuestro dormitorio. Por ejemplo, puedes colocar notas con frases románticas, poner algunos adornos caseros y un bonito ramo de flores en el centro que se convierta en l protagonista. Si te resulta complicado idear este tipo de cosas, puedes pedir ayuda a alguna amiga cercana. Recuerda que dos cabezas piensan más que una, por lo que la sorpresa será aún mejor.

Crea una obra de arte con rosas

También puedes aprovechar para dejar salir el artista que tienes en tu interior. Los arreglos confeccionados con estructuras y flores pueden convertirse en obras de arte excepcionales. Regalar un simple ramo de rosas rojas en San Valentín se ha convertido en un cliché, pero las formas y estructuras lo convierten en un regalo único, diferente y muy original.

Por ejemplo, puedes crear un gran corazón de rosas con ayuda de alguna estructura flexible y ponerlo dentro de la casa para que lo vea cuando ella llegue. Los corazones de rosas se cuelan en nuestras vidas cada 14 de febrero queramos o no, por lo que son perfectos para la ocasión. Pero si cuentas con un presupuesto más ajustado, también puedes hacerlo con claveles. ¡Seguro que consigues sorprenderla!

Caja con rosas

Para las mujeres más clásicas, lo mejor es elegir un arreglo en colores claros y en formatos redondeados no muy exuberantes. Puedes incluir rosas de color rosado y blanco dentro de una caja redonda tipo sombrerero y acompañarla de velas y otros elementos aromáticos para que perduren una vez que las flores se hayan marchitado.

 

Puede que estas ideas te parezcan un poco cursis, pero lo cierto es que San Valentín es un día muy especial que solamente se celebra una vez al año, por lo que es justo el momento de dejar a un lado los prejuicios y la actitud anti-romántica para sorprender a tu pareja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation